La presencia de Ivanka Trump en un teatro de Nueva York junto al primer ministro canadiense, Justin Trudeau, reavivó los comentarios que comenzaron cuando la hija del presidente estadounidense fue captada por las cámaras mientras miraba con embeleso al joven mandatario durante su visita oficial a la Casa Blanca.

La noche del miércoles, Trudeau acudió acompañado por su esposa Sophie al teatro Gerald Schoenfeld de Broadway a la representación del musical canadiense “Vienen de lejos”. Entre los 600 invitados al acto, además de más de 125 embajadores ante la ONU, familiares y amigos, se encontraba también la hija de Donald Trump, lo que dio origen a multitud de bromas e insinuaciones en las redes, detalló el sitio Indy 100.

Por supuesto, este nuevo encuentro entre Ivanka y Trudeau no pasó inadvertido en las redes sociales, por lo que se repitieron las especulaciones. Muchas de ellas, tomaron como blanco de las burlas al marido de Trump, Jared Kushner.

Entretanto, en medio de las polémicas de las políticas migratorias del presidente estadounidense, el argumento del musical recuerda la calurosa acogida que brindaron en la isla canadiense de Terranova a los más de 200 aviones que fueron desviados hacia allí cuando EE.UU. cerró su espacio aéreo tras los ataques del 11 de septiembre de 2001.

“No hay ninguna relación que se parezca a la amistad existente entre EE.UU. y Canadá. Esta maravillosa obra trata sobre eso y también sobre la amistad”, comentó Trudeau al presentar el espectáculo. Según sus palabras, sus espectadores podrán “ver lo que es apoyarse unos a otros en los momentos más oscuros”.

Ese mismo día, un juez federal de Hawái paralizó el segundo veto migratorio firmado por el presidente de EE.UU. para prohibir la entrada al país a los ciudadanos de seis países con mayoría musulmana. Horas después, un segundo magistrado tomaba resolución similar en el estado de Maryland.

Actaulidad/RT

Dejanos tu comentario