San Juan,
Puerto Rico ha perdido el 35 % de sus médicos en los diez años que lleva de recesión económica, lo que ha derivado en que haya escasez de profesionales en todas las especialidades, salvo psiquiatría y oftalmología.

El presidente del Colegio de Médicos Cirujanos de Puerto Rico, Víctor Ramos, señaló ayer a Efe que solo durante 2015 al menos 500 médicos, de un total de 9.000, optaron por emigrar a EE.UU., lo que supone un 5 %.

Ramos matizó que el fenómeno va en alza, ya que durante 2014 los médicos que abandonaron Puerto Rico en busca de mejores condiciones laborales en EE.UU. fueron casi 370 galenos.

Este goteo de profesionales, advirtió, ya está teniendo un efecto negativo en el servicio que demandan los ciudadanos en determinadas especialidades.

“En realidad las únicas especialidades médicas que en Puerto Rico cuentan con un número adecuado de profesionales para atender las necesidades de la población son psiquiatría y oftalmología”, aclaró Ramos para dar idea de la magnitud del problema.

El presidente del colectivo señaló que, incluso, sabe de casos del suicidio de médicos que optaron por quitarse la vida ante la imposibilidad de sacar adelante a sus familias debido a las dificultades económicas provocadas por la crisis.

Una recesión que se prolonga ya por diez años y a la que se suma ahora la imposibilidad del Gobierno de pagar una deuda que ronda los 72.000 millones de dólares.

“La crisis ha provocado que actualmente haya en Puerto Rico 9.000 médicos, frente a los 14.000 de hace 10 años”, indicó Ramos, para quien la situación por la que atraviesa la isla tiene la doble vertiente de la emigración y del problema que esta crea de falta de especialistas.

“La mayoría de los médicos hace ajustes y, cuando no pueden más, se van a EE.UU.”, sostuvo este pediatra, quien detalló que el origen del problema también radica en la relación con las aseguradoras del sector de la salud en un territorio de cerca de 3,5 millones de habitantes en el que no existe un sistema universal de salud.

“El Gobierno de Puerto Rico está entregado a las aseguradoras”, denunció, tras afirmar que estas compañías presionan a las autoridades en buscar de su máximo beneficio económico al firmar los contratos para dar servicio a la población a través de los planes públicos para las personas que no pueden pagarse seguros privados.

Ramos subrayó que a la hora de negociar con los médicos la subcontratación de los servicios que se prestan a los ciudadanos se acuerdan tarifas bajas que los profesionales se ven obligados a aceptar.

Además, sufren atrasos en los pagos por parte de las aseguradoras, que a su vez cobran con retraso de la Administración pública, asfixiada por una falta de liquidez que ha llevado al Gobierno a tomar la decisión de dejar de pagar parte de la deuda colocada en los mercados internacionales.

En su opinión, se trata de un problema de gran magnitud, ya que el programa de asistencia pública del Gobierno para personas que no pueden pagarse un seguro privado afecta a, al menos, el 60 % de la población.

Los retrasos en los pagos “acaban con la paciencia y estabilidad financiera de los médicos”, que en EE.UU. encuentran mejores condiciones, lo que se traduce en una falta de profesionales, en muchos casos en especialidades críticas.

Además, en Puerto Rico existe el problema de las personas que carecen de cobertura médica, unas 50.000, porque tienen ingresos que no les permiten acceder a lo planes públicos pero que no son suficientes como para pagarse de su bolsillo un seguro privado.

“Estas personas sufren una situación difícil y tienen que recurrir en situaciones críticas a las salas de urgencia de los hospitales para ser atendidos”, lamentó el presidente del Colegio de Médicos Cirujanos de Puerto Rico.

Ramos advirtió de que el actual sistema sanitario colapsará en breve si no se acomete en la isla un cambio de modelo que conduzca a uno de tipo de cobertura universal como el que disfrutan la totalidad de países desarrollados, a excepción de EE.UU.

Alfonso Rodríguez /EFE

Dejanos tu comentario