AP
Islamabad, Pakistán

Aviones paquistaníes y las fuerzas terrestres mataron al menos a 77 insurgentes en una región tribal del noroeste del país, cerca de la frontera con Afganistán, dijo el ejército el viernes, días después de que combatientes talibanes masacrasen a 148 personas – la mayoría niños – en una escuela.

Mientras, un fiscal paquistaní dijo que el gobierno intentará cancelar la fianza concedida al principal sospechoso de los atentados terroristas de 2008 en Mumbai — una decisión que enfadó a la vecina India y cuestiona el compromiso de Pakistán en la lucha contra la insurgencia.

El violento ataque de principios de semana a la escuela del noroeste de Pakistán sorprendió a la gente en todo el país y provocó gritos de venganza. Como consecuencia del incidente, el ejército ha atacado objetivos en la región tribal de Jyber y aprobó la pena de muerte para seis terroristas condenados.

El ejército dijo que había llevado a cabo ataques aéreos y operaciones terrestres el jueves y viernes en la región de Jyber.

Soldados de tierra del ejército mataron el jueves por la noche a 10 insurgentes, mientras que ataques aéreos asesinaron a otros 17, incluyendo un comandante uzbeko. Otros 32 supuestos terroristas murieron a manos de las fuerzas de seguridad en una emboscada en el valle de Tirah, también en Jyber, el viernes mientras se dirigían hacia la frontera con Afganistán, dijo el ejército.

El viernes por la mañana, soldados mataron a 18 insurgentes más durante una “operación de acordonamiento y búsqueda” en Jyber, dijo el ejército.

El ejército dijo que su máximo responsable, el general Raheel Sharif, viajaba a Jyber el viernes para reunirse con los efectivos que participaron en la operación terrestre.

La región de Jyber es una de las dos áreas principales del noroeste del país, donde el ejército paquistaní ha estado intentando erradicar a los insurgentes en los últimos meses. Jyber bordea Peshawar, donde tuvo lugar la masacre de la escuela, y tradicionalmente los combatientes han atacado la ciudad sólo para huir rápidamente a la región tribal donde la policía no puede perseguirlos.

La otra área es la de Waziristán del Norte, donde el ejército lanzó una operación a gran escala en junio.

El Jefe del ejército firmó el jueves por la noche las órdenes de ejecución de seis “terroristas de núcleo duro” que fueron hallados culpables y condenados a muerte por tribunales militares, dijo el portavoz de la institución, el general Asim Bajwa, a través de un mensaje en Twitter.

No estaba claro cuándo planea el ejército colgar a los seis hombres, pero las autoridades suelen moverse rápido una vez que las órdenes de ejecución están firmadas. Estas ejecuciones se suelen producir en prisiones bajo la supervisión de oficiales del ejército y luego los cuerpos son entregados a las familias para su entierro.

No hubo información sobre los hombres o los delitos por los que fueron condenados.

La noticia llega después de que el primer ministro paquistaní, Nawaz Sharif, anunciase el miércoles que iba a levantar una moratoria que pesaba sobre las ejecuciones en los casos relacionados con el terrorismo. El gobierno aún no ha llevado a cabo ninguna ejecución.

El levantamiento de la moratoria buscaba demostrar la buena voluntad del gobierno. Pero la decisión tomada el jueves por un tribunal antiterrorista de conceder la libertad bajo fianza al principal sospechoso del ataque de Mumbai, Zaki-ur-Rahman Lakhvi, puso en duda ese compromiso.

Lakhvi es una de siete personas que están siendo juzgadas en Pakistán por el atentado pero el proceso, que se celebra sin presencia de medios de comunicación, no ha logrado resultados hasta el momento.

India reaccionó con indignación a la noticia de la puesta en libertad de Lakhvi.

El fiscal especial Abu Zar Peerzada dijo que apelará ante el Tribunal Supremo para anular la libertad bajo fianza y dijo que Lakhvi aún no había sido liberado.

Dejanos tu comentario