Santo Domingo, RD.-
La convocatoria que hizo Merengueros Siglo XXI, para el día 29 de enero en la Plaza Juan Barón estaba en tela de juicio, y aún más luego de que Sergio Vargas, el mismo Negrito de Villa, saliera en defensa de la música que hacen intérpretes urbanos, como Omega, en plena rueda de prensa, desautorizando de alguna manera, al Caballo Mayor, Johnny Ventura.

Las puertas para ver y gozar “Solo merengue”, se abrieron a las 3:00 de la tarde, y aún con el sol arriba de nuestras cabezas, la gente comenzó a llegar temprano a esta cita que horas más tarde demostraría que sólo el merengue puede “salvar” al merengue.

Más de 30 artistas estuvieron presentes en esta segunda edición en la que nueva vez dos tarimas acogerían la diferentes propuestas musicales que subirían a escena. La dinámica ayudó a que los grupos pudieran interpretar aunque sea, algunos tres merengues. Otros más veteranos hicieron unos 4 temas, sin pausa.

Hubo espacio para todos los estilos musicales, unos más rápidos, como Silvio Mora, abrió la fiesta que duró más de 10 horas con un público que no se movió, hasta que sonaron las últimas notas de merengue.

Merengueros veteranos, otros más jóvenes, mujeres, la reina, la Soberana, y muchos otros ingredientes aderezaron este plato que tuvo como resultado un fiestón a ritmo de merengue de más de 10 horas.

Aunque habían comentarios previos de algunos artistas que esta fiesta no le daría espacio al talento joven, varios intérpretes que representan la nueva camada de merengueros tuvieron de igual manera sus ocho minutos para interpretar sus mejores temas, entre ellos Divas By Jiménez, Jandy Ventura, Tueska y Rafely Rosario.

La nostalgia tocó al público cuando subieron a escena artistas que marcaron una época, la dorada, y que ahora no están activos o tan, como deberían, fue el caso de Tierra Seca, Aramis Camilo, Raffy Matías, Aníbal Bravo, Carlos David, entre otros.

Seguían corriendo las horas y el público no se movió, por el contrario ya a las 5:30 de la tarde estaba llena la plaza Juan Barón, lugar escogido por segunda vez para esta convocatoria, en la que los merengueros se unieron para demostrar que el merengue sigue siendo el merengue y que el pueblo no ha dejado de quererlo, bailarlo y cantarlo.

Este año, hubo menos baches y más agilidad, aunque subir 35 grupos a un mismo escenario sigue siendo una tarea titánica para cualquier productor. El sonido no ayudó ni a los presentadores, y mucho menos a los merengueros, que en varias oportunidades se mostraron incómodos con el desperfecto.

El deporte y el música son dos temas que atraen la atención de muchos, por eso Diómedes del Grupo Mío, no desaprovechó para recalcar su apoyo al equipo de las Águilas Cibaeñas y hasta hizo el tema que grabó para ese equipo, que es uno de los himnos del equipo de béisbol cibaeño, arriesgándose ante un público liceísta casi en su totalidad.

Si algo llamó la atención en esta ocasión es que algunos grupos que reinaron en los años 80 volvieron a escena apelando a la nostalgia y por eso, hicieron hasta la coreografía del momento, cuando estuvieron pegados, otros fueron más osados y usaron hasta una ropa alegórica a ese momento.

La gente lo disfrutó, sin embargo, bien pudo ser un escenario para que el público viera la evolución que han tenido en todos estos años fuera de la escena musical. Nombres como Miriam Cruz, Héctor Acosta, Sergio Vargas, hicieron falta en esta entrega, aunque es sabido que no siempre estarán en Solo Merengue todos los intérpretes criollos. Hector Acosta había sido anunciado incluso, pero no se sabe qué pasó porque nunca se le vio salir. Los veteranos vigentes, una lista que no pasa de 10, demostraron porqué siguen estando en el gusto de la gente, así sucedió con Johnny Ventura, Los Rosario, Eddy Herrera, Milly Quezada,José Peña Suazo, Fernando Villalona y otros. Aunque algunos disfrutaron de unos minutos más para su show, subieron, hicieron lo que tenían que hacer y salieron de escena dejando el público satisfecho.

Ellos tienen un compromiso mayor con Merengueros Siglo XXI, porque saben la importancia de por lo menos unirse en pro de algo, como sucedió ahora. Es por esta razón que algunos hicieron lo imposible para estar la noche del domingo cantando en la Plaza Juan Barón. Eddy Herrera por ejemplo llegó directo de Colombia, donde estuvo el fin de semana haciendo varias presentaciones.

El comité gestor de “Solo merengue”, en el que están René Solis, Evelio Herrera y José Peña Suazo, asumió con la rigurosidad que se asumen estos compromisos que no sólo son con los merengueros de Siglo XXI, sino, con el pueblo dominicano que demostró que el merengue es y seguirá siendo del pueblo. Wilfrido Vargas quien tendría a cargo el gran cierre, hizo lo imposible por estar, pero una afección no lo dejó, para cumplir, su orquesta en este caso liderada por su hija Alina Vargas asumió el compromiso de cerrar un fiestón que conquistó la atención del público y que partiendo de lo que se vio ya es es una realidad.

Detalles

José Tejeda, gestor cultural y promotor del merengue en los años 80, recibió una distinción junto a la Soberana, Fefita La Grande, que luego de su participación recibió su reconocimiento por tantos años de alegría al pueblo dominicano. De igual manera reconocieron el apoyo que ha dado el periodista Fausto Polanco al género a partir de su libro Merengueros y con su espacio radial “Aquí está el merengue”. La transmisión de esta gran fiesta por los canales del Grupo Telemicro, ayudó a que miles de personas en el país y el mundo pudieran conectar con esta gran fiesta merenguera.

Emelyn Baldera/ListinDiario

Dejanos tu comentario