PRAGA.- La República Checa invertirá unos 17.000 millones de euros durante los próximos diez años para modernizar su equipamiento militar de tierra y aire, que es en su mayoría de la época soviética y está desfasado, y adecuarse a los requerimientos de la Alianza Atlántica.

“Es necesario reducir la dependencia del equipamiento soviético, que en muchos casos sobrepasa su vida útil, pues es treinta o cuarenta años viejo”, declaró hoy el ministro de Defensa, Martin Stropnicky, al diario “Hospodarske Noviny”.

Un tercio de la aviación checa es de producción soviética, mientras que en el equipamiento de defensa terrestre esa proporción llega a la mitad, precisó el ministro.

Praga invierte actualmente un 1 % de su PIB en Defensa y se espera que llegue al 1,4 % en 2020, todavía muy por debajo del 2 % que la OTAN aconseja a sus miembros.

La cantidad que se invertirá, 17.000 millones de euros a lo largo de diez años, es importante si se tiene en cuenta que el Producto Interior Bruto (PIB) del país es de unos 185.000 millones de euros.

El Ministerio de Defensa ya ha pedido ofertas para un nuevo sistema de radares en el que tiene previsto invertir unos 133 millones de euros.

El equipamiento actual de radares ha superado su vida útil “en dos o tres veces”, indicó por su parte el viceministro de Defensa, Daniel Kostoval.

Praga también invertirá en nuevos vehículos blindados, camiones militares de alta potencia, cañones y helicópteros.

Los checos anunciaron también que quieren comprar a productores locales los equipos principales del nuevo sistema de defensa.

El Ejercito checo anunció recientemente planes para incrementar sus efectivos aduciendo nuevas amenazas procedentes de Rusia.

En la actualidad, el Ejército checo cuenta con 18.700 soldados y alrededor de 2.000 reservistas, y espera contar con unos 30.000 efectivos en el año 2025.

EFE

Dejanos tu comentario