Palma de Mallorca (España)
La trama de corrupción conocida como el caso Nóos llega este martes a un punto crucial, en que la acusación presentará los delitos que atribuye a las personas investigadas sobre la misma, entre los que se encuentran la infanta Cristina, hermana de Felipe VI, y su esposo, Iñaki Urdangarin.

El caso del “Instituto Nóos”, una fundación sin ánimo de lucro presidida por Urdangarin, ha centrado una larga investigación como supuesto instrumento para el desvío de 6,1 millones de euros (unos 7,5 millones de dólares) de fondos públicos entre 2004 y 2007.

El fiscal Anticorrupción Pedro Horrach ya ha anticipado que no acusará a la hermana del rey porque considera que “no existen elementos de juicio para sentar a la infanta Cristina en el banquillo”, pero podría pedir que se le imponga el pago de unos 600.000 euros en concepto de responsabilidad civil a título lucrativo y prevé citarla como testigo en el juicio.

Asimismo, el fiscal previsiblemente acusará a Urdangarin de delitos que pueden sumar entre 10 y 19 años de cárcel, según fuentes cercanas al caso.

Además de los delitos que atribuye a cada imputado, la acusación pedirá las penas para cada uno de ellos, en un escrito que presentará en el último día del plazo que fijó el juez José Castro, de un tribunal de Palma de Mallorca, en las Islas Baleares (España).

A partir de dichos escritos de acusación, el magistrado dictará el auto de apertura de juicio oral donde determinará quiénes se sentarán en el banquillo por esta causa centrada en el desvío de fondos públicos al Instituto Nóos que presidió Iñaki Urdangarin.

Los acusadores son la Fiscalía Anticorrupción; la Abogacía del Estado en nombre de Hacienda y la de la comunidad autónoma balear en nombre del Gobierno de las Islas Baleares, como acusaciones particulares; y el sindicato Manos Limpias y el grupo socialista del Ayuntamiento de Valencia (este de España) como acusaciones populares.

Además, la abogacía de la Comunidad Valenciana previsiblemente presentará escrito debido a su personación a título de responsabilidad civil, para reclamar las posibles cantidades de fondos públicos por las que se ha visto perjudicada por estos hechos, en el caso de haya condena.

Previsiblemente solo el sindicato Manos Limpias acusará a la infanta Cristina, después de que el tribunal de Palma de Mallorca confirmara el pasado 7 de noviembre la imputación o investigación de la hermana del rey como cooperadora en dos presuntos delitos de fraude fiscal cometidos por su marido en 2007 y 2008.

Manos Limpias adelantó que solicitará una condena de 8 años de prisión para la hermana del rey, 4 por cada uno de los dos delitos fiscales que le atribuirá en su escrito de acusación.

Ante la posibilidad de que únicamente Manos Limpias formule acusación contra la infanta, el juez Castro deberá determinar si la incluye como acusada en el auto de apertura de juicio oral o estima que no puede hacerlo únicamente con una acusación popular.

Contra la decisión de sentarla en el banquillo no cabría recurso, pero si el juez opta por no incluirla entre los acusados Manos Limpias podría apelar a la Audiencia de Palma, que el pasado 7 de noviembre estableció los 20 imputados de este caso.

Entre esos, Iñaki Urdangarin está imputado de cinco delitos de prevaricación, cinco de fraude, cinco de tráfico de influencias, cuatro de malversación, dos contra Hacienda, uno de falsedad, uno de estafa, uno de falsificación y otro de blanqueo de capitales.

Su exsocio Diego Torres está imputado de cinco delitos de prevaricación, fraude y tráfico de influencias; cuatro de malversación y uno contra Hacienda, de falsedad, de estafa, de falsificación y de blanqueo.

También están imputados la mujer de Torres, Ana María Tejeiro, responsable de personal del entramado de Nóos, y sus hermanos Marco Antonio, excontable del Instituto Nóos, y Miguel, secretario de dicha institución; así como el asesor fiscal Salvador Trinxet.

EFE

 

Dejanos tu comentario