Londres,

La Policía británica difundió ayer dos imágenes del terrorista suicida Salman Abedi captadas antes de que cometiera el atentado del pasado lunes en Manchester (norte inglés), al tiempo que pidió a los ciudadanos que aporten información relevante.

En las fotos, que fueron tomadas por cámaras de seguridad en un lugar y a una hora que no se han precisado, aparece el autor, de 22 años, vestido con un anorak sin mangas y una gorra oscuros, con una mochila a la espalda y un pequeño bigote y gafas.

La Policía ha pedido a los ciudadanos que se pongan en contacto si pueden aportar datos sobre sus movimientos entre el 18 y el 22 de mayo, el día del ataque.

Abedi, británico de origen libio, detonó un explosivo de fabricación casera en el estadio Manchester Arena a la salida de un concierto de la cantante estadounidense Ariana Grande, que causó 22 muertos, muchos de ellos menores, y 64 heridos.

La Policía interroga actualmente a once sospechosos, entre ellos un hermano del suicida, y ha registrado una serie de domicilios en Manchester y su área metropolitana, algunos de ellos pisos en los que había estado Abedi, donde se han hallado materiales que pudo utilizar en la confección de la bomba de clavos.

El Gobierno anunció ayer que el grado de amenaza terrorista en el Reino Unido se ha reducido del máximo de “crítico”, impuesto tras el suceso y que implica que un ataque es inminente, a “grave”, que significa que hay probabilidad de atentado -de una escala total de cinco-, gracias a los progresos de la investigación.

En Manchester, donde persiste una amplia presencia policial, continúan las muestras de solidaridad y las ofrendas a las víctimas, y el príncipe Guillermo, duque de Cambridge, depositó una corona de flores en su honor al asistir anoche a la final de la FA Cup en el estadio de Wembley (Londres), que ganó Arsenal por 2-1 frente al Chelsea.

La Cruz Roja británica ha anunciado que se han recaudado 5,57 millones de libras (unos 6,4 millones de euros) para los afectados por el atentado en la ciudad norteña, que serán distribuidos por el Ayuntamiento.

La ministra británica de Interior, la conservadora Amber Rudd, afirmó en la edición de ayer de “The Mail on Sunday” que el aumento de los ataques en suelo británico se debe a que el grupo yihadista Estado Islámico (EI) “está capitulando en Siria”.

“Han cambiado su mensaje de ‘ven y únete al califato’ por ‘Puedes hacer daño en tu propio país”, argumenta.

“No quiero alarmar a nadie pero quiero ser clara: es un entorno difícil, hay gente que quiere hacer daño”, señala.

Previamente, el líder de la oposición laborista, Jeremy Corbyn, abogó el viernes por una política exterior que “reduzca, no aumente, el riesgo de atentados”, al tiempo que cuestionó la eficacia de las intervenciones occidentales en países de Oriente Medio.

Los partidos políticos británicos han reanudado la campaña de cara a las elecciones del 8 de junio, tras haberse suspendido después del ataque, con un notable avance de los laboristas, que han acortado la distancia con los conservadores de la primera ministra en funciones, Theresa May.

EFE

Dejanos tu comentario