El exgobernador del estado brasileño de Sao Paulo Paulo Maluf, de 85 años, fue condenado ayer por la justicia francesa a tres años de prisión y a pagar una multa 200.000 euros por haber blanqueado en Francia 7.000.000 de dólares.

El tribunal de apelaciones de París condenó a su hijo, Flavio, a la misma pena, y a su mujer, Sylvia, a dos años de prisión y a una multa de 100.000 euros. Los tres condenados son objeto de una orden de arresto internacional.

Además, la justicia francesa confiscó cuentas a nombre de Sylvia Maluf por un monto total de 1.800.000 euros.

Así, el tribunal de apelaciones confirmó las penas dictadas en primera instancia, el 22 de octubre de 2015.

En su sentencia, el tribunal correccional de París estimó que Paulo Maluf, “ejerciendo desde hacía más de 45 años funciones políticas de primer plano en Brasil”, entre 1996 y 2003 puso en marcha una organización fraudulenta a través de varios países, y participó en la disimulación y depósito en Francia del producto de delitos de corrupción y desvío de fondos públicos, que cometió en Brasil entre 1993 y 2000.

“Las sumas sucesivamente blanqueadas en Francia se elevan a más de siete millones de dólares”, recordaron los jueces franceses.

Un sistema de sobrefacturación de trabajos públicos es objeto de varios juicios en Brasil. El tribunal señalaba que a “los esposos Maluf se les ha reclamado más de 2.000 millones de euros, multas incluidas, en reparación por los perjuicios sufridos por la ciudad de Sao Paolo”.

El tribunal había estimado, en vista de “la excepcional gravedad” de los hechos, que cualquier otra sanción que una pena de cárcel sería “inadecuada”.

AFP

Dejanos tu comentario