En las últimas semanas han crecido las quejas entre los periodistas que cubren la fuente policial por la falta de información sobre hechos delictivos que ocurren en el país, la mayoría de los cuales se conocen porque se hacen públicos a través de las redes sociales.

Entre los afectados por los últimos hechos de esta naturaleza figura el cantante urbano “Vakeró”, quien fue atacado a pedradas por desconocidos en un supuesto intento de atraco cuando salía de trabajar en Casa Puerto Rico, de La Romana.  Resultó con una pequeña herida en la cara y su vehículo con los cristales rotos.

“¿Dónde está la seguridad de mis calles? Saliendo de trabajar hoy en casa Puerto Rico, de la Romana, y entrando a San Pedro de Macorís, este fue el final: unos hijo de su maldita m… intentaron atracarnos sin importarle que nos costará la vida, que impotencia siento en este momento c…”, publicó el artista en su cuenta de Instagram.

Atracan enfermeras en Cabral (Por Omar Medina)

En otro hecho reportado en el municipio Cabral, de Barahona, dos hombres en una motocicleta atracaron a dos enfermeras que conversaban frente al hospital público de allí.

“Una de las enfermeras trató de forcejear con el asaltante, pero al percatarse de que éste sacó una pistola, decidió entregar su teléfono móvil”, explicó la doctora Rosa Ariza, directora del hospital.

El incidente ocurrió a las 4: 30 de la tarde de este lunes.

Ariza dijo que, a raíz del asalto, la incertidumbre se ha apoderado del personal del hospital, compuesto por mujeres en un 95%.

“Tienen miedo de trabajar en la madrugada porque no saben con qué situación se podrían encontrar por la falta de seguridad”, expresó.

Director de El Nacional

La semana pasada se informó de que desconocidos asaltaron al director del periódico El Nacional,  Bolívar Díaz Gómez, y su esposa, Juana Pichardo, justo cuando su vehículo se atascó en un tapón en la calle Rosa Duarte, del sector Gascue.

Ocurrió a las 2:35 de la tarde del pasado viernes cuando la pareja se dirigía al Club Deportivo Naco.

Díaz Gómez informó que, debido al taponamiento, detuvo su yipeta entre las calles Rodríguez Objío y Pedro Henríquez Ureña, y un hombre en una motocicleta y con casco protector encañonó con una pistola a su esposa y le pidió le entregara su reloj.

“Mientras, al parecer, era escoltado por otra motocicleta, el hombre golpeó el cristal del lado donde viajaba mi esposa y la encañonó. Ella se quitó el reloj, bajé el cristal unos centímetros y se lo entregó, pero él insistió dos veces que quería el reloj que yo llevaba puesto. Le respondí que viniera por mi lado para entregárselo, pero no lo hizo”, explicó.

Agregó que “como el asalto lo cometió desde la motocicleta y por el congestionamiento del tráfico, el ladrón no podía desmontarse ni hacer un giro a la izquierda para tomar mi reloj, por lo que optó por abandonar el lugar, seguido de la otra moto que, al parecer, le servía de protección”.

Explicó que 20 minutos después volvió a ver al mismo asaltante en la avenida Máximo Gómez, entre las avenidas México y 27 de Febrero, “por lo que presumo que seguía detrás de nosotros; doblé por la 27 de Febrero y cuando tomé la avenida Ortega y Gasset se adelantó por esta última vía y desapareció al pasar frente al destacamento de la Policía, en el Centro Olímpico”.

 

 

Fuente: almomento.net

Dejanos tu comentario