La nueva política hará que el sistema de justicia sea más sensible al estatus legal del inmigrante, en caso de que se cometa algún delito menor que no tenga qué ver con su estatus migratorio y que no debería afectar su futuro en el país.

El fiscal distrital de Brooklyn, Eric González, anunció que reclutaron a dos abogados especialistas en inmigración para que orienten a otros abogados de su oficina sobre cómo manejar casos de indocumentados y para orientar a la comunidad de inmigrantes de Brooklyn.

Residentes de la zona de Sunset Park aseguran estar complacidos con la nueva política: “Mucha gente por pasar una luz roja o cualquier cosa y los deportan y eso. Yo creo que eso puede resolverse si ellos hablan con personas que los pueden orientar”.

Alguien más añadió: “No pueden discrimimar a una persona porque tenga un delito pequeño y eso está bien porque están ayudando a muchas personas”.

El Fiscal explicó que la intención de penalizar a una persona que comete un delito menor, no es realmente dañarle otras oportunidades, como el derecho a trabajar y a legalizar su estatus. Afirmó también que, en caso de un delito menor, se pueden considerar ofensas o penalidades alternativas, que sean similares a la sentencia requerida y que no afecten la seguridad pública.

Una consejera de la Fiscalía ofreció un ejemplo de un delito menor que podría afectar a un indocumentado: “Pongan atención, si una persona se mete al tren y no pagó no había dinero para pagar y lo arrestamos, okay, estamos bien. Pero no queremos que esa persona por una cosa tan simple sea deportada”, explicó Maritza Mejía-Ming.

Según el Fiscal del Distrito, una tercera parte de los residentes de Brooklyn son inmigrantes, incluyendo indocumentados.  Y muchos de los que son detenidos por delitos menores comenten el error de llegar a acuerdos de culpabilidad sin ser debidamente orientados.  Algo que ahora piensan solucionar.

 

 

Fuente: ny1noticias.com

Dejanos tu comentario