Un exsacerdote católico quien huyó del país hace tres años después de haber sido acusado de abusar sexualmente de una niña de 6 años en la localidad de Hampton Bays en Long Island y de haberle transmitido la enfermedad del herpes, fue arrestado el fin de semana luego de ser extraditado de Guatemala.

Augusto Cortez, de 53 años, fue arrestado el sábado en el aeropuerto John Kennedy por la policía de Southampton Town al llegar de Guatemala donde fue ubicado por la Interpol con ayuda de la oficina del U.S. Marshal, según informes de las autorides policiales.

Cortez huyó de Estados Unidos luego de que en junio de 2014 fue interrogado por la policía de Southampton Town debido a una denuncia de los padres de la menor. Según las autoridades, Cortez huyó al darse cuenta que era sujeto de una investigación de la policía. Desde ese momento habría vivido en varios países latinoamericanos.

No queda claro cómo es que las autoridades pudiieron ubicarlo en Guatemala.

Cortez fue acusado de abuso sexual en primer grado de un niño y de un acto criminal también en primer grado. Igualmente, de poner en peligro la salud de un niño.

Según la denuncia que presentaron los padres de la niña, Cortez conoció a la familia cuando era sacerdote con la Congregación Vincentian basada en la iglesia Santa Rosalía en Hampton Bays.

De acuerdo a esta misma denuncia, un día que Cortez estaba de visita en la casa de la familia la madre de la niiña lo vio que se ajustaba sus pantalones al salir del cuarto donde había estado solo con la niña. Cortez fue interrogado por la policía pero dejado libre debido a la falta de evidencias. Más tarde la policía supo que la niña habia sido contagiada con la enfermedad del herpes.

Años antes, Cortez había sido arrestado en Brooklyn –donde estaba destacado en una iglesia- por haber tocado los pechos de una joven de 12 años. Cortez se declaró culpable de tocar a la fuerza a una menor y entre los castigos fue el que dejaría la orden de los Vincentian y le estaba prohibido trabajar con niños.

En el 2015, los padres de la niña demandaron a la orden de los Vicentian y a la Diócesis de Rockville Centro por no haberles dicho a la familia sobre los antecedentes de Cortez y su propensidad para molestar a niños y jóvenes.

“Dejar que este tipo se moviera por aquí es de locos”, dijo en su momento el abogado de los padres. “Es una muestra de que ellos (las autoridades católicas) todavía no han tomdado las cosas en serio”.

Cortez y los padres de la niña son originalmente de Guatemala.

 

 

Fuente: ny1noticias.com

Dejanos tu comentario